Grau negocia con las Universidades una normativa para dividir inmuebles en varios pisos independientes

El Ayuntamiento impulsará la reforma de casas en el Cabanyal para estudiantes

2012-09-13Publicat per: Las Provincias
El Ayuntamiento trabaja con la Universitat de València y la Politècnica en la promoción de viviendas en el Cabanyal para estudiantes, docentes e investigadores. El vicealcalde, Alfonso Grau, adelantó ayer a LAS PROVINCIAS que se estudia incluso en la aprobación de una normativa específica para autorizar este tipo de licencias, una vez se desbloquee el plan urbanístico del barrio.
Como publicó ayer este periódico, las residencias de estudiantes son una de las estrategias principales a desarrollar por la comisión universitaria que analizó hace unos meses la manera más efectiva de colaborar en la regeneración del Cabanyal desde las instituciones universitarias.
Grau precisó que en un próximo encuentro con el vicerrector Jorge Hermosilla se tratará esta cuestión, que pasa por permitir la transformación de inmuebles típicos del barrio marinero, de planta baja y una altura, en pisos para estudiantes. «Sin alterar el aspecto de las fachadas, estamos dispuestos a permitir una distribución que permita más viviendas, incluso convirtiéndolos en lofts».
El Ayuntamiento ya tuvo que echar mano de una normativa especial para la rehabilitación de la plaza Redonda, al incumplir las viviendas la superficie mínima para acogerse a subvenciones. Ahora le toca el turno al Cabanyal, con el propósito de fomentar su recuperación.
El vicealcalde comentó que la empresa municipal AUMSA o Plan Cabanyal-Canyamelar podrían encargarse de algunas actuaciones, aunque apuntó que existe interés de inversores privados en dar salida al parque inmobiliario del barrio. Matizó la posibilidad que no haya que esperar al desbloqueo del plan urbanístico, gracias a que se acuerde empezar fuera del ámbito del planeamiento suspendido.
Coincidió con el portavoz socialista, Joan Calabuig, en los elogios al estudio universitario. «Es impecable», dijo el primero, mientras que el segundo habló de «sensato y equilibrado». Eso sí, las coincidencias acabaron ahí, al menos ayer, al entender el vicealcalde que la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar sigue «plenamente vigente», mientras que el edil del PSPV pidió que «se abandone de una vez».
Calabuig afirmó que no hay «interés» de las empresas en desarrollar la prolongación y que el esfuerzo debe centrarse ahora en la rehabilitación. Recordó también el manifiesto firmado por asociaciones de vecinos y de comerciantes en el mismo sentido, es decir, evitar a toda costa la ruina del barrio.
Grau criticó por último las palabras del edil socialista contra Barberá, a la que acusó de «empecinarse» con la prolongación. «En la colaboración con las Universidades, la primera que ha apostado por este asunto ha sido la alcaldesa».