Las asociaciones aparcan sus diferencias sobre la prolongación y se centran en pedir limpieza, seguridad y revitalización de casas

Defensores y detractores del plan de Cabanyal se alían para exigir que se actúe en el barrio

2012-07-27Publicat per: Las Provincias
El asunto estrella que consiguió subir ayer la temperatura del Hemiciclo en el último pleno antes de vacaciones fue una vez más el Cabanyal, aunque también se aprobó la modificación del plan general para impulsar la ampliación del Palacio de Congresos y el PP sacó adelante con sus votos el plan financiero para 2013.
El discurso de los políticos en la moción referida al Cabanyal se centró en el ataque mutuo entre gobierno y oposición -sobre si el PP debía seguir recurriendo o no la sentencia de la Audiencia Nacional-, pero los verdaderos protagonistas fueron los vecinos del barrio.
Aunque estos últimos no estaban presentes, los políticos se hicieron eco de la noticia de que defensores y detractores de la prolongación de Blasco Ibáñez se han sentado para firmar un documento conjunto exigiendo que se actúe en el barrio para frenar la degradación.
Los cuatro colectivos firmantes: 'Sí volem' (partidaria de la prolongación); Salvem el Cabanyal y la asociación vecinal Cabanyal-Canyamelar (en contra del proyecto municipal) y los comerciantes Acipmar (con asociados a favor y en contra) han aparcado sus diferencias para exigir que se solucionen los graves problemas que sufren en sus calles.
«Nosotros vamos a seguir exigiendo la prolongación y el plan del Cabanyal que impulsa el Ayuntamiento. Pero las cuatro asociaciones hemos decidido no hablar del modelo urbanístico que queremos y centrarnos en pedir más seguridad, limpieza y reformar las casas que no estén afectadas por el plan», dicen Amparo Moliner y Susi Gallart, de 'Sí Volem'.
Vicente Gallart, presidente de la asociación de vecinos Cabanyal-Canyamelar, detalla: «No entramos en si hay que hacer o no el plan, que siga los trámites necesarios. Tampoco nos metemos con el tema judicial, que siga sus cauces, pero el barrio no puede seguir como está». «Tenemos problemas muy graves y necesitamos estar unidos para resolverlos. Hay que frenar la degradación y recuperar la normalidad. Es el triunfo de la razón», según Emiliano García, de Acipmar.
El escrito incluye cinco demandas. La primera, luchar contra los focos delictivos «que se concentran en los inmuebles privados y municipales abandonados». En segundo lugar, frenar la degradación urbanística y social. «Limpiar calles y solares y que los dueños de casas en mal estado cumplan las ordenanzas de seguridad e insalubridad».
Cinco puntos
La tercera petición es impulsar un plan de rehabilitación de viviendas, levantando la suspensión cautelar de licencias en las zonas no afectadas por las «pretendidas modificaciones del plan de reforma». También, impulsar un plan para dinamizar el comercio y, en último lugar, buscar el máximo consenso.
Durante el pleno, el concejal de EU Amadeo Sanchis resaltó que era curioso que la sociedad civil del Cabanyal haya unido sus demandas en un documento. El vicealcalde Alfonso Grau reprochó a Sanchis la lectura interesada del documento, «puesto que los propios vecinos aclaran que el escrito no supone que las organizaciones firmantes renuncien a defender sus puntos de vista sobre el plan del Cabanyal».
El concejal socialista Vicent Sarriá pidió ala alcaldesa que no recurra la sentencia de la Audiencia Nacional. «La única que se ha encabezado con el plan del Cabanyal es la alcaldesa», dijo Sarriá.
Grau y Barberá recordaron que quieren hacer del Cabanyal uno de los mejores barrios de Valencia. «La sentencia nos deja en inseguridad jurídica total porque para estudiar la concesión de licencias necesitaríamos pedir permiso al ministerio una por una». «La orden ministerial excede la zona BIC y es exhaustiva en prohibir cualquier acción administrativa en el Cabanyal», añadió Barberá.