El Ministerio de Cultura debe derogar el decreto que paralizó las obras para retomar la apertura de Blasco Ibáñez hasta el mar

Barberá exige al Gobierno que «reaccione ya» ante la degradación del Cabanyal

2012-06-14Publicat per: Las Provincias
«Madrid tiene que reaccionar ya». Así de tajante se mostró ayer Rita Barberá cuando se le preguntó por el desplome de parte de una vivienda en el barrio del Cabanyal. Era una frase que pronunciada en 2011 se hubiera considerado políticamente normal, pero dicha en 2012 y con el PP en el Gobierno es una exigencia 'familiar', como un estirón de orejas de la alcaldesa al Ministerio del Cultura.
La alcaldesa pidió la reacción inmediata a la paralización del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) de esta zona de la capital que debería desbloquearlo el ministerio que dirige José Ignacio Wert. El Ayuntamiento ha tramitado ya la petición formal para que se derogue el decreto de enero de 2010 que frenó la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez.
Eso sucedió el pasado abril, aunque fuentes ministeriales comentaron ayer mismo a este periódico que no se ha producido ninguna novedad y que todo seguía igual. Con esa petición de que «reaccione», la primera autoridad local pretende cumplir una de sus promesas electorales más firmes y que, a mismo tiempo, lleva más retraso.
Barberá dijo estas palabras en la donación de frutas y verduras a la Casa de la Caridad y cuando se le preguntó por el incidente del vecino al que se le hundió el suelo de su vivienda en el barrio que es protagonista de un largo litigio social y político. La alcaldesa dijo cuando se le preguntó sobre el tema: «El Gobierno tiene toda la información porque yo me he ocupado de mandarla, directamente» para inmediatamente exigir que Madrid reaccione ya ante el problema y desbloquee la paralización de esta zona del distrito Marítimo.
La alcaldesa no quiso hacer más valoraciones sobre su exigencia hacia Madrid y derivó la rueda de prensa hacia el estado de salud del vecino de 67 años que se cayó en su casa al desplomarse el suelo de la cocina: «Lamentamos lo que le sucedió», para desear que el hombre tenga «un restablecimiento lo más inmediato posible».
Una vez haber demostrado el interés por el estado del hombre la alcaldesa quiso dejar claro que en la vivienda el Ayuntamiento nunca había tenido que dar una licencia de obras para mejorarla porque nunca la habían pedido: «La mayoría de casas de la calle Reina -indicó la primera edil- tienen dos partes. En este caso hay una restaurada ya porque en su momento se realizó y con su licencia, pero el trozo caído que tiene otro propietario, es una casa privada, no de propiedad municipal. Y nunca jamás se ha pedido licencia para rehabilitar eso ni para nada, por lo que difícilmente podíamos saber nosotros ni nadie cómo estaba la situación».
La cuestión de fondo sigue siendo la estrategia del Gobierno para derogar el decreto, firmado por la exministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. Un recurso posterior del Gobierno llegó el asunto al Tribunal Constitucional, donde está pendiente de sentencia para comprobar si el plan urbanístico puede refugiarse en el paraguas que articuló la Generalitat modificando la declaración de Bien de Interés Cultural para hacerla viable con la prolongación de Blasco Ibáñez.
El concejal socialista Vicent Sarrià advirtió por su parte que la «intransigencia» de la alcaldesa Barberá, hacia el Cabanyal «pone en peligro la integridad física y la seguridad» de los vecinos, en referencia al accidente registrado en la vivienda de la calle de la Reina.
Para el edil socialista, la alcaldesa «ya no tiene excusas», para hacer hincapié en que el Partido Popular está en el Gobierno desde el pasado noviembre, que era «donde en opinión de Barberá se encontraba el problema».
«Con el PP en el Gobierno sigue sin actuar, sin rehabilitar, sin construir y, lo que es peor, sin dejar hacer nada a los propios vecinos y vecinas que ven como se hunden sus casas con ellos dentro porque el Ayuntamiento bloquea las licencias sin ningún criterio objetivo», argumentó el concejal.
Ante situación, Sarrià planteó «hasta cuándo Rita Barberá mantendrá su actitud negligente, su intransigencia y sus excusas porque el Cabanyal necesita un plan de rehabilitación».