Quienes somos

El barrio del Cabanyal es un Conjunto Histórico Protegido de la ciudad de Valencia, declarado Bien de Interés Cultural en 1993. Desde 1998 el barrio está amenazado por un proyecto municipal que pretende ampliar una avenida que atraviesa su parte central. La plataforma Salvem el Cabanyal se crea para oponerse a este plan: consideramos que el resultado de partir un Conjunto Histórico en dos mitades no son dos medios Conjuntos Históricos, sino la destrucción del patrimonio de todos1

EL CABANYAL-CANYAMELAR: B.I.C. EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

El Cabanyal-Canyamelar es desde el finales del XIX un barrio de Valencia, el barrio marinero de la ciudad de Valencia (España). Guarda todavía el sistema urbano reticular derivado de las barracas, antiguas viviendas típicas de la zona valenciana.

Una vez más asistimos a la eterna confrontación: entre la conservación del patrimonio o el “desarrollo especulativo” de una ciudad. Desde el siglo pasado los habitantes del Cabañal hemos vivido con la amenaza de la prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez, hasta que llegó la construcción de la estación de RENFE en la confluencia con la Avenida de Serrería. Se creía que ahí se finalizaba la historia de una Avenida-Paseo, que tenía su inicio-final en los jardines de Viveros y su final-inicio en la estación de RENFE y en el barrio del Cabanyal. Era la tan deseada conexión de Valencia con los Poblados Marítimos.

Pero en el Pleno del Ayuntamiento de Valencia del día 24 de Julio de 1998, el Partido Popular, que goza de mayoría y en contra de las demás fuerzas políticas (Partido Socialista, Esquerra Unida y Unió Valenciana), aprobó el anteproyecto de Prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez hasta el mar. El proyecto de prolongar la avenida supone la destrucción de 1651 viviendas, destruyendo la trama urbana de este conjunto declarado Bien de Interés Cultural (BIC), al seccionar la población en dos mitades totalmente aisladas.

Close

31-Ene-2011 12:47

 

No sólo se destruye un Conjunto Histórico con edificaciones centenarias tan emblemáticas como la Casa dels Bous y la Lonja de Pescadores, privando al pueblo valenciano de una de sus señas de identidad y de su contribución a la Cultura Universal, sino que se destruye también un modo de vida, de relaciones sociales y humanas, una cultura e idiosincrasia peculiar derivada de su relación con el mar, etc.

Desde entonces los vecinos del Cabanyal-Canyamelar-Cap de França no hemos dejado de luchar por nuestros derechos y hogares, solicitando un Plan de Conservación y Rehabilitación del barrio, sin recibir respuesta alguna por parte del Ayuntamiento de Valencia, que ni siquiera ha accedido a reunirse con nosotros.

ORÍGENES

Este barrio hasta 1897, fue un municipio independiente llamado Poble Nou de la Mar. Su peculiar trama en retícula deriva de las alineaciones de las antiguas barracas, paralelas al mar. Pueblo principalmente de pescadores, pronto se convirtió en una zona de interés como lugar de descanso y ocio, muestra de ello son un buen número de alquerías que aparecían junto con las barracas, pertenecientes a los más favorecidos en el s.XVIII, o la presencia de fondas que se anunciaban en la prensa de la época. A lo largo del S.XIX la población creció de forma paralela hacia el mar, y en el cambio de siglo los veraneantes de Valencia empezaron a alquilar y comprar las casas de pescadores y obreros portuarios para la época de baños, de hecho, la alta burguesía valenciana se construye lujosos chalets a lo largo de la playa desde los Baños de las Arenas (Chalet de Blasco Ibáñez, 1902).

ARGUMENTOS LEGALES

El PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) de 1988 calificará el barrio como Zona de Planeamiento diferida, al no llegar a una solución o acuerdo entre la Prolongación de Blasco Ibáñez, o la conservación del entramado urbano. Aquí se inicia un lento deterioro al concederse escasas licencias de obras y ante la amenaza de destrucción.

El Cabanyal-Canyamelar es declarado Bien de Interés Cultural por Decreto de 3 de mayo de 1993. La declaración de Bien de Interés Cultural determinará para el Ayuntamiento correspondiente la obligación de aprobar provisionalmente un Plan Especial de protección del bien y remitirlo al órgano urbanístico competente para su aprobación definitiva en el plazo de un año desde la publicación de la declaración. Así pues, el Cabanyal se somete a las normas y medidas proteccionistas de la Ley de Patrimonio Histórico de 1985, cuya finalidad es salvaguardar los bienes de interés cultural e histórico.

No se acaba aquí el marco legal, tras la declaración del Conjunto Histórico de Valencia como Bien de Interés Cultural se realiza un Convenio Marco de colaboración entre la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia para el desarrollo y ejecución del planeamiento urbanístico del conjunto histórico de la ciudad firmado en junio del 1994 entre la alcaldesa de Valencia Rita Barberá Nolla y la Consellera de Cultura Pilar Pedraza Martínez.

Según la Ley de Patrimonio Cultural-Valenciano, cap. III, artículo 39, punto 2:

Los Planes Especiales de protección de los conjuntos Históricos tendrán en cuenta los siguientes criterios: a) se mantendrá la estructura urbana y arquitectónica del Conjunto y las características generales del ambiente y de la silueta paisajística. No se permitirán modificaciones de alineaciones, alteraciones de la edificabilidad, parcelaciones ni agregaciones de inmuebles salvo que contribuyan a la mejor conservación general del Conjunto.

Así pues el proyecto de prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez pasa por encima de la cultura y de las leyes, así como de la voluntad y forma de vida de un pueblo. En lugar de recuperar y conservar una zona con futuro como centro de atracción cultural y turística (cuando viajamos nos gusta visitar las zonas antiguas y peculiares de una ciudad), y como legado de identidad para las generaciones futuras, creamos una ciudad cada vez menos habitable en aras de un desarrollismo bárbaro típico de los años sesenta.

Por una rehabilitación sin destrucción, por una arquitectura sostenible, por la conservación de nuestro patrimonio solicitamos al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Valencia que reflexione y, que rectifique, que rectificar es de sabios.

La conservación y rehabilitación del Cabanyal-Canyamelar supondría para la ciudad de Valencia la posibilidad de disfrutar y poseer, un Centro Histórico único en Europa, que podría convertirse en reclamo turístico de gran interés, además de un barrio residencial para las generaciones futuras, con un entramado urbano respetuoso con su entorno, la tradición y el Arte. Su destrucción supondría para Valencia un paso más hacia la pérdida total de su identidad.

El 22 de abril de 1998 varias entidades crean la Plataforma Salvem El Cabanyal para evitar la prolongación de Blasco Ibáñez (vecinos, comerciantes, los partidos políticos en la oposición y entidades culturales). Esa es la fecha en que comienzan las acciones de la Plataforma Salvem El Cabanyal. La primera de esas acciones es la celebración de tres cenas populares en una de las plazas del barrio durante los meses de Junio y Julio. Se presentan cuatro mil escritos en contra del plan municipal.

Si quieres conocer la cronología de actos de la Plataforma pulsa aquí.

Dónde estamos?

Visita Guiada al barrio


La Plataforma Salvem el Cabanyal: doce años de lucha ciudadana (2010)