La lucha – 2004


AnteriorSiguiente


En febrero miembros de la plataforma Salvem el Cabanyal se manifestaron en Bruselas, a las puertas del Parlamento Europeo, mientras en el interior el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, presentan la Copa del América en el Plenario del Comité de Municipios y Regiones de Europa. Se consigue el apoyo del partido Verde Europeo. El lema de la protesta es Copa América sí, Cabanyal también. La plataforma lamenta que la oportunidad de la Copa América no se gaste para rehabilitar todo el entorno marítimo.

El 25 de marzo el Tribunal Supremo rechaza el recurso del Ayuntamiento para levantar la suspensión cautelar de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, decretada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) hace justo dos años. El Supremo ratifica así la suspensión acordada a finales de Febrero de 2002. Salvem el Cabanyal aprovecha la ocasión para pedir que se recupere el barrio, mientras que Alfonso Grau recuerda que la prolongación no es negociable. Otras asociaciones y colectivos como Salvem el Botànic, ACPV y la federación de Asociaciones de Vecinos de la ciudad de Valencia apoyan la protección del barrio, así como el resto de partidos políticos.

Entretanto, el PP sigue con la reforma de la Ley de Patrimonio Cultural de la Comunidad, que facilitaría la desprotección del BIC.

La segunda semana de mayo, Feria Alternativa, con presencia de una caseta de la Plataforma. Y del 28 de mayo al 13 de Junio, VII edición de Portes Obertes, dedicado al fotógrafo Agustín Centelles, nacido en Grado. Sus herederos ceden parte de sus fotografías para las exposiciones en las casas del barrio.

En julio, la plataforma se queja ante el CGPJ, el TSJCV y el TSJCM por dilación en la resolución de los recursos: no se entiende un retraso de más de dos años. El 20 de Septiembre tiene lugar la Asamblea General más multitudinaria en la historia de la plataforma (mucha gente siguió la asamblea desde la calle del salón de actos de la Residencia Nuestra Señora del Carmen).

El 06 de octubre doce miembros de la Plataforma forman la palabra “expoliadores” en las gradas de las Cortes Valencianas, en protesta por la, a nuestro jucio, anticonstitucional nueva ley de patrimonio. Al día siguiente, el PP aprueba en solitario la modificación de la ley de Patrimonio, que pretende facilitar la intervención en BIC en favor de “proyectos de interés general”. Al final cambian la ley para poder hacer lo que quieren en el ámbito urbanístico.

El 14 del mismo mes, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana aprueba la prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez (desestimando el recurso de los vecinos), con el voto discrepante de ocho de los diecinueve magistrados que votan. No cabe explicación de por qué son diecinueve los magistrados de la sala (compuesta habitualmente por 16). Tres magistrados incorporados a última hora fallan en favor de plan. Los vecinos de la Plataforma anuncian que llegarán al Supremo y resaltan las incongruencias del texto.

Noviembre, en otra vía legal abierta en 2001, el TSJ de Madrid insta al Ministerio de Cultura a que diga si hay expolio en el plan de reforma del Cabanyal. Habrá recurso al constitucional para evitar que el ministerio evalúe la cuestión de expolio. El ayuntamiento pretende comenzar la expropiación a un precio irrisorio: € 461.9/m2

En diciembre, la Plataforma solicita reunión con el presidente del TSJCV, el señor De La Rua, para conocer los motivos de la extraña composición del pleno que aprobó la sentencia del Cabanyal.