Historia del proceso legal

Consulta El Cabanyal, cronología de un urbanicidio. Por José Luis Ramos Segarra, abogado.

1988

En la redacción del PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) de la ciudad de Valencia, entonces gobernada por el PSPV-PSOE, se resuelve dejar el barrio del Cabanyal – Canyamelar en planificación diferida por un tiempo de cuatro años. En esos cuatro años cambia el gobierno de la ciudad al Partido Popular y se abandona la iniciativa privada (se suspenden todos los permisos de obras).

1993-1994

En el año 1993 el barrio es declarado BIC (Bien de Interés Cultural) y en el 1994 se firma un Convenio Marco entre el gobierno autonómico y el gobierno municipal, con lo que definitivamente parece que las dudas planteadas en el PGOU de 1988 quedan aclaradas y se opta por la conservación y protección del barrio.

1996

Aparece de nuevo la amenaza de la prolongación de la Av. Blasco Ibáñez en el Cabanyal. Un equipo de la Universidad Politécnica propone planes alternativos que no supongan la destrucción del barrio.

1997

En octubre de 1997 la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo acepta un escrito de queja presentado por una de las asociaciones de vecionos.

1998

El 22 de abril de 1998 varias entidades crean la Plataforma Salvem El Cabanyal. Se presentan cuatro mil escritos en contra del plan municipal.

El 24 de julio el Ayuntamiento de Valencia aprueba llevar adelante el planeamiento con la oposición de los vecinos y de todos los partidos políticos a excepción del gobernante (Partido Popular). Su coste se estima en 9.000 millones de pesetas.

La Casa Real Española, a quien se pidió ayuda por parte de una de las asociaciones de vecinos, comunicó a Cultura el malestar de los vecinos.

En septiembre las Cortes Valencianas acuerdan proponer al gobierno Valenciano declarar todo el barrio de El Cabanyal como Bien de Interés Cultural ampliando la zona que ya es BIC, con los votos en contra del Partido Popular.

La Facultad de Bellas Artes apoya a la Plataforma.

En noviembre, la Universidad de Valencia, a través de su Junta de Gobierno aprueba una postura de defensa de El Cabanyal.

1999

En enero, un grupo de 25 profesores de la Universidad Politécnica firma un manifiesto exigiendo a la alcaldesa de Valencia que no prolongue la Avenida Blasco Ibáñez.

El PP rechaza una propuesta de la oposición para rehabilitar El Cabanyal sin prolongar la avenida.

Urbanismo estima en 26.740 millones de pesetas el coste de la ejecución del plan de El Cabanyal (hasta ahora eran 9.000 millones).

En abril, los vecinos se personan en París y entregan un escrito contra el plan al director general de la UNESCO.

Se presentan cerca de 20.000 alegaciones (escritos de reclamación) contral el plan del Cabanyal.

El Bloc Nacionalista – Els Verds denuncia ante la Unión Europea la destrucción de El Cabanyal.

En mayo, las alegaciones al plan llegan a las 110.318

En septiembre, los vecinos vuelven a denunciar el caso ante el Síndic de Greuges (defensor del pueblo de la Comunitat Valenciana).

2000

En enero el ayuntamiento de Valencia aumenta la partida presupuestaria de la oficina municipal de información sobre el plan de prolongación de la avenida (AUMSA) con 14.737.800 pesetas.

En marzo se aprueba en el ayuntamiento la documentación del plan. La documentación es remitida a la Conselleria de Cultura para que dé el visto bueno.

En mayo, el Decano de la Facultad de Derecho apoya las tesis de la Plataforma Salvem El Cabanyal. La facultad dice que el plan “es a todas luces ilegal”.

En junio, Salvem el Cabanyal pide que la Lonja de Pescadores se declare Bien de Interés Cultural y no se traslade.

La eurodiputada Maruja Sornosa, en colaboración con la Plataforma, ha reclamado que la Comisión Europea cree una red de lugares de interés cultural e histórico de la UE, en que se incluya el barrio de El Cabanyal.

El 7 de julio la Conselleria de Cultura aplaza por otros 3 meses el informe sobre el plan del Cabanyal para que el ayuntamiento pueda emitir nuevos informes favorables al plan.

El 7 de septiembre el Juzgado de Instrucción núm. 17 de Valencia admite a trámite una querella presentada por Salvem el Cabanyal contra la directora de Patrimonio por presunta prevaricación.

La asociación ciudadana y cultural Cercle Obert de Benicalap logra que la UNESCO debata sobre El Cabanyal.

El Conseller de Cultura insiste en que el equipo del gobierno municipal no ha acompañado la documentación del plan de El Cabanyal con suficientes informes justificativos que permitan acogerse a las excepciones permitidas por la ley de patrimonio cultural para intervenir sobre un bien de interés cultural.

El 6 de octubre, fecha en que acaba el plazo dado por la Conselleria de Cultura y teniendo un informe negativo firmado por sus propios técnicos, vuelve a prorrogar el plazo al ayuntamiento de Valencia para que presente informes favorables al plan de prolongación.

2001

En el mes de enero, en un día, la Conselleria de Cultura resuelve los cinco informes que el ayuntamiento ha presentado dando vía libre a la prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez sin tener en cuenta ni los informes realizados por los técnicos de la Conselleria contrarios a la prolongación ni los informes presentados por la Plataforma.

El día 25 de enero, la Sindicatura de Greuges (Defensor del Pueblo valenciano) emite un informe recomendando a la Conselleria de Cultura la anulación del proyecto municipal.

El día 26 de enero el proyecto es aprobado en el ayuntamiento de Valencia con los votos favorables del Partido Popular.

En julio, la Plataforma anuncia la presentación de un recurso contencioso – administrativo pidiendo la paralización parcial del plan de prolongación.

En noviembre, la Universidad Politécnica de Valencia entrega una medalla a la Plataforma por la defensa llevada a cabo en pro de la preservación del patrimonio cultural, arquitectónico y social del barrio.

2002

En enero se debate el recurso del plan del Cabanyal. El 29 deciden paralizar las expropiaciones para prolongar la avenida. Consulte aquí la sentencia.

2004

En marzo el Tribunal Supremo rechaza el recurso del ayuntamiento para levantar la suspensión cautelar de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez hasta el mar, decretada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) hace justo dos años.

En julio, la Plataforma se queja ante el CGPJ, el TSJCV y el TSJCM por dilación en la resolución de los recursos.

El 7 de octubre, el PP aprueba en solitario la modificación de la Ley de Patrimonio. Cambian la ley para poder hacer lo que quieran en el ámbito urbanístico.

En septiembre el TSJ de Madrid insta al Ministerio de Educación y Cultura a decir si hay expolio en el plan de reforma del Cabanyal.

El 14 de octubre, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana aprueba la prolongación de la Avenida Blasco Ibáñez con el voto discrepante de ocho de los diecinueve magistrados que votan.

2005

Continuamos a la espera de que el Tribunal Supremo diga si acepta a trámite el recurso presentado por la Plataforma contra la sentencia del TSJ CV.

2006

El TSJCV estima el recurso de AUMSA acerca de la sentencia que paralizaba los derribos en algunas casas de la zona afectada. Consulta la reacción de la Plataforma.

2007

En junio, una juez evita el derribo de diez edificios afectados por la ampliación de Blasco Ibáñez.

En diciembre, la Plataforma Salvem el Cabanyal presenta denuncia en la Fiscalía del TSJ CV, Fiscalía de Menores.

2008

Enero: la Plataforma Salvem el Cabanyal exige la paralización inmediata de las actividades de Cabanyal 2010 S.A.

Febrero: El Tribunal Supremo rechaza las alegaciones del ayuntamiento sobre el plan del Cabanyal.

23 de diciembre: el Tribunal Supremo da luz verde a la destrucción de El Cabanyal.

2009

El Director Técnico de Cabanyal 2010 cuestiona el proyecto.

Los socios privados de Cabanyal 2010 abandonan el proyecto.

En junio, el Tribunal Supremo abre de nuevo la vía para revisar la legalidad de la prolongación de la avenida.

En julio el Tribunal Superior de Justicia paraliza los derribos.