La entrada en el siglo XX


AnteriorSiguiente


La entrada en el siglo XX iba a traer muchas novedades para el Pueblo Nuevo del Mar; la principal iba a ser la pérdida de su independencia y la incorporación de su Ayuntamiento, a todos los efectos, al municipio de Valencia. A pesar de que los vecinos del Cabañal siempre estuvieron en contra de esta anexión, el 7 de Junio de 1897, el Ayuntamiento del Cabañal, convencido de las numerosas ventajas que esta unión supondría, se incorpora al municipio de Valencia.

En 1900, Sorolla y Benlliure son declarados hijos predilectos de Valencia, y se rotulan con sus nombre la mitad de la calle de las Barcas y la Plaza de la Pelota. Son los días en que en el Cabañal se produce la apertura del restaurado Teatro de la Marina; precisamente a él ya se podía acudir en tranvía eléctrico, que el 23 de Marzo de 1900 había sustituido al de vapor.

Pocas veces dos genios llegan a ser tan amigos y coinciden en tantos aspectos. Blasco y Sorolla coincidieron en su visión de la vida, en su cronología, en sus objetivos artísticos y en el espacio geográfico. Ambos coinciden en el Cabañal de fin de siglo. El mismo Blasco ha contado este encuentro de 1893 en el prólogo a su novela “Flor de Mayo” y, con más detalle, en 1911, con motivo de la inauguración de la Escuela de Pescadores.

Monumento de Valencia a Sorolla (2)

Close

Monumento de Valencia a Sorolla (2)

 

En la misma explanada donde pintaba Sorolla, entre las Termas y el Sanatorio del Carmen, se levantó durante 26 años un monumento de gran belleza. El busto de Sorolla, colocado sobre un ancho pedestal en el que se esculpió el escudo de Valencia, estaba en el centro de una espaciosa plataforma circular, levantada metro y medio sobre la arena, y a la que se ascendía desde la playa por cuatro escaleras y unas rampas. La gran rotonda estaba rodeada en semicírculo por las 10 esbeltas columnas toscanas de granito que enmarcaban el busto de Sorolla. Las columnas así organizadas sustentaban un entablamento en cuyo friso se colocó la leyenda “1863 – VALENCIA A SOROLLA – 1923” (fechas de su nacimiento y de su muerte).

La riada acabó con el monumento en 1957. Ese fue el triste fin de un monumento al que todos admiraban y que había llegado a formar parte del paisaje urbano. El busto de Sorolla se encuentra en la actualidad en el Parque de Sorolla, situado al comienzo de la calle de la Reina.

En 1909, mientras en Valencia se vivían jornadas de exaltación regional, en Barcelona concretamente tuvo su eclosión el malestar general, provocando la Semana Trágica. El gobierno proclama el estado de guerra. En el Cabañal, para albergar a los soldados heridos se utilizó un edificio que parecía haber sido construido para hospital: la Lonja del pescado, que la Marina Auxiliante está concluyendo en la playa de Levante. Aquí se albergará a los soldados que regresan heridos o enfermos con la colaboración de la Marina Auxiliante, que se apresuró a secundar la iniciativa, poniendo a su disposición el local. También ofreció su local El progreso pescador, tal como consta en el diploma que les otorgó la Cruz Roja.

Poco a poco, el fútbol es introducido en Valencia por los marinos ingleses. Lógico que su primera cuna fueran los poblados marítimos, y que sus primeros practicantes fueran los jóvenes e inquietos escolares, abiertos a cualquier novedad. En 1907 se tienen noticias de la existencia de dos equipos que destacan en los poblados marítimos: uno es el “Cabañal ” y el otro “Lo Rat Penat”, que jugaba en la Malva-rosa. El caso es que el “Cabañal” cambia de nombre en 1909, y pasa a llamarse “Levante U.D”, nombre menos localista y que hacia una referencia directa al nombre de la playa en la que jugaban.

El antiguo Casinet

Close

El antiguo Casinet

 

El Casinet es un símbolo de la emancipación obrera/pesquera. Un símbolo de su progreso. De ahí viene el nombre de la calle que lo flanquea. “Progreso” significaba un nuevo horizonte tras la barrera de la miseria y la desesperanza. Como la estructura arquitectónica del Casinet no ha sido modificada, puede advertirse que toda la planta baja está rodeada de puertas, como si se tratara de escaparates. Esto es así porque la planta baja estaba destinada a tienda y almacén. El piso, a almacén. Por cada una de las ventanas, puertas o escaparates que todavía subsisten, se asomaban a la calle los diversos productos que necesitaban los pescadores: carbón, carne -poca -patatas, habichuelas y verduras. Los pescadores se llevaban fiadas todas las provisiones a las barcas y pagaban al volver, con el producto de la venta del pescado.

Doña Eugenia Viñes era la sobrina de Eugenio Viñes, conocido hombre de negocios del Cabañal. Cuentan que un día Doña Eugenia pidió a Dios que le iluminara pues había unos bienes de su herencia que no sabía a quien adjudicar. Mientras se encontraba orando, llegaron a su casa dos hermanas de la Congregación Hospitalaria del Sagrado Corazón de Jesús, rama femenina de la Orden de San Juan de Dios. Una de estas hermanas, Sor María Delfina, le insinuó si podía colaborar en la fundación de un Asilo. Como confirma una de sus nietas, Doña Eugenia vio en esta petición un designio de la divina providencia. La inauguración de este Asilo se planteó como todo un acontecimiento para Valencia. Previamente, ya se había anunciado en la prensa, en la que se ensalzaba la figura de Doña Eugenia como dama de inagotable caridad. La inauguración tiene lugar el día del Carmen, el 15 de Julio de 1919.

El balneario de Las Arenas se quedaba corto. La demanda superaba a una oferta escasa y bastante deficiente. De modo que muchos pescadores se convierten en hosteleros. Se empiezan a construir casetas para baños y merenderos. Estos serán los restaurantes que den origen a lo que hoy en día son los restaurantes del Paseo Neptuno, integrados en el conjunto del Paseo Marítimo.

En 1957 la riada de Valencia afectó considerablemente a los poblados marítimos, ya que las travesías y las calles con dirección al mar parecían auténticas torrenteras impetuosas. El agua cubría las casas del Cabañal que eran de una planta, y la planta baja de las que tenían dos o tres plantas. El Sanatorio del Carmen tuvo que desalojar a todos sus enfermos porque el agua subía y subía. La ayuda de el resto de las provincias fue crucial para remontar todas las pérdidas.

En 1961 se construye el Ateneo Marítimo, que es en la actualidad la institución cultural más representativa del Marítimo. Tal como se dice en el libro conmemorativo de sus bodas de plata, el Ateneo “nació para agrupar en su seno a los hijos del Distrito Marítimo y ha cuantos han deseado contribuir al desarrollo y mejora de sus aspectos vitales, con especial dedicación a los fines culturales, educativos y recreativos, fomentando la atención de toda la ciudad de Valencia hacia ese Distrito, hacia el mar y hacia lo que con ambos se relacione”.