Entrevista a Vicent Gallart en Rebelion

Entrevista con Vicente Gallart, de la Asociación de Vecinos El Cabanyal de Valencia
¿Qué es el Cabanyal?

La ciudad de Valencia se ha formado a partir del crecimiento de dos centros históricos. Uno situado en el interior, junto a uno de los meandros del rio Turia, alejado de la costa unos 4 Km y el otro surge en la costa, en el entorno del puerto del Grao, a partir del cual se desarrolla El Cabanyal-Canyamelar. El Cabanyal actual surge de la transformación de un antiguo poblado de pescadores, cuyas construcciones originales eran barracas que se fueron levantando alineadas, formando calles paralelas a la costa y que fue creciendo en dirección al mar con nuevas alineaciones, a medida que fue retirándose la línea de costa, como resultado del crecimiento del puerto. De este modo, acaba desarrollándose durante el siglo XIX, una peculiar trama en retícula derivada de las alineaciones de las antiguas barracas, en las que finalmente en la última mitad del siglo XIX y principios del XX, se desarrolla una arquitectura popular de clara raigambre eclecticista. Su peculiar estructura urbana y la arquitectura popular levantada sobre ella, son aspectos que hicieron que con el PGOU de 1988 fue declarado Conjunto Histórico Protegido y en el año 1993 fuera declarado Bien de Interés Cultural el núcleo original del ensanche del Cabanyal.

¿Cuándo comienzan vuestros problemas?

El Ayuntamiento aprobó en el año 2000 un Plan Especial de Protección y Reforma Interior. Dicho plan que debería haber sido para garantizar la protección del barrio, incluía entre sus objetivos la apertura de una gran avenida que lo atravesaba y partía en dos, suponiendo el derribo de 1651 viviendas, unos de 600 edificios, de los cuales cerca de 200 estaban protegidos.

¿Por qué el ayuntamiento ha comenzado a derruir?

La puesta en marcha de este plan fue paralizada por los tribunales, a través de dos procedimientos independientes y que se han desarrollado de forma paralela. Una primera vía que se inició en los tribunales de la Comunidad Valenciana y acabo en el Tribunal Supremo, finalizando en marzo del 2008 con una sentencia a favor de las tesis defendidas por el Ayuntamiento de Valencia. Esta sentencia daba luz verde para que el ayuntamiento iniciara los derribos. La segunda vía que se abrió en el tribunal de Justicia de la Comunidad de Madrid, terminó prosperando a favor de los vecinos en el Tribunal Supremo y en junio de 2009 obligó a que el Ministerio de Cultura tuviera que pronunciarse sobre el posible expolio que pudiera producir dicho plan sobre el Conjunto Histórico del Cabanyal. El Ministerio de Cultura, el 29/12/2009 resuelve el procedimiento de expoliación del conjunto histórico del Cabanyal y ordena la suspensión del Plan. El 7/1/2010 la G.V. aprueba un Decreto-ley que intenta dejar sin efecto la Orden Ministerial, a lo que el consejo de Ministro responde con un recurso de inconstitucionalidad que es admitido a tramite por el Tribunal Constitucional con fecha 18/2/2010. Las Cortes Valencianas transforman el decreto-ley en una ley que es publicada en el DOGV con fecha 6/4/2010 día en el que comienzan los derribos y se mantienen hasta el día 8, ya que el 9/4/2010 el Consejo de Ministros vuelve a aprobar un nuevo recurso de inconstitucionalidad de dicha ley que es admitido nuevamente a tramite por el Tribunal Constitucional el día 14/4/2010. Finalmente un recurso contencioso-administrativo que interpuso el Ayuntamiento el 8/2/2010 en la Audiencia Nacional, contra la Orden Ministerial, es admitido a tramite, pero es rechazada la solicitud de paralización cautelar de la citada Orden Ministerial el día 19/4/2010, quedando finalmente suspendido el plan hasta que se dicten las sentencias oportunas.

¿Qué soluciones aportáis los vecinos?

Los vecinos que nos hemos venido oponiendo al proyecto municipal de prolongar la Avda. Blasco Ibáñez, atravesando el Cabanyal y destruyendo una parte muy importante del patrimonio de la ciudad de Valencia, y que principalmente estamos organizados en las Asociaciones de Vecinos del Barrio y la Plataforma Salvem el Cabanyal, siempre lo hemos hecho en defensa de los intereses legítimos de los propietarios de las viviendas que el ayuntamiento pretende destruir, con los consiguientes desplazamientos de familias enteras que esto supone y por la perdida patrimonial que significa la destrucción de una parte tan importante de este barrio, declarado Bien de Interés Cultural.

Nuestras soluciones siempre han ido encaminadas a propiciar a través del diálogo, un autentico plan de protección del barrio, que preservando los valores que fueron motivo de su declaración como Conjunto Histórico, sirva para la necesaria rehabilitación que conlleve su regeneración y revitalización. Apoyarse en esos valores en lugar de ponerlos en peligro de desaparición. Bastaría con que la voluntad política de nuestras autoridades se pusiera al servicio de aprovechar el potencial que atesora nuestro barrio, la calidad de su trama urbana, su abigarrada vida social y su proximidad al mar, al Puerto y a la Universidad, para poder afrontar las transformaciones necesarias y constituirse en una zona residencial litoral equilibrada y de gran calidad de vida en un futuro para sus habitantes.

Habéis estado en Madrid, ¿qué exigíais?

Recientemente hemos estado en dos ocasiones. La primera fue a principios del mes de marzo, invitados por una plataforma ciudadana madrileña, para dar una conferencia en el Ateneo de Madrid. La segunda, después de los tristes acontecimientos producidos entre el 6 y el 8 de abril, en los que el ayuntamiento de Valencia, a pesar de la Orden Ministerial que había suspendido el plan, consiguió proceder al derribo de cinco nuevos edificios, contando con el respaldo de la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana a través de una dura carga policial contra los vecinos del Cabanyal, fue para pedir ante el Ministerio de Cultura el cumplimiento de las previsiones de la Orden Ministerial y el cese del Delegado del Gobierno. También se aprovecho para presentar una carta de queja en la sede del Partido Popular en Madrid, por la política llevada a adelante por el gobierno municipal en el barrio del Cabanyal.

¿Qué sucedió realmente la primera semana de abril?

Lo que sucedió en esa semana entre el 6 y el 8 de abril, es que el ayuntamiento aprovecho la supuesta cobertura legal que le permitía la publicación en el DOGV de la ley de la GV, que pretende burlar la obligación de cumplir con la Orden Ministerial, hasta que dicha ley fue recurrida en el tribunal Constitucional el viernes día 9.

¿Cómo entendéis que fuera la policía nacional quien os represaliara?

Según declaraciones del Delegado del Gobierno, no encontró apoyo en los tribunales para poder hacer cumplir la Orden Ministerial, dada la supuesta cobertura legal que ofreció al Ayuntamiento durante esos tres días la ley de la G.V. El Ayuntamiento le pidió protección policial para realizar los derribos y él no tuvo más remedio que ofrecerla. Otra cuestión muy distinta es lo inexplicable de la contundencia con la que actuó la Policía Nacional para permitir el paso de una excavadora que intentaba llegar al edificio que perseguía derribar. Se actuó sin previo aviso, sin intentar disuadir previamente y con una violencia que resultaba totalmente innecesaria ante unos vecinos que permanecían sentados en el suelo con los brazos en alto, como todo el mundo ha podido ver las distintas televisiones.

¿Cuáles son vuestras futuras actuaciones?

Seguir exigiendo el cumplimiento de la Orden Ministerial en todas sus determinaciones. Acatada la suspensión del plan por parte del Ayuntamiento, ahora debería proceder a su modificación para que garantice la protección de los valores histórico-artísticos que motivaron la calificación del Cabanyal como Conjunto Histórico.

Colaborar con cualquier administración que emprenda acciones encaminadas a conseguir a través del diálogo, un autentico plan de protección del barrio, que preservando los valores que fueron motivo de su declaración como Conjunto Histórico Protegido, sirva para la necesaria rehabilitación que conlleve su regeneración y revitalización.

¿Cuál es el futuro del Cabanyal?

Estamos convencidos de que compartimos con todos nuestros vecinos una misma preocupación, que desaparezca la DEGRADACIÓN de nuestras calles y que se creen las condiciones que permitan afrontar el futuro de nuestro barrio y de sus gentes.

A ningún vecino del Cabanyal, partidario o no de la prolongación le interesa que se paralicen las inversiones en equipamientos que habían prometido el Ayuntamiento y la GV y que nada tienen que ver con la apertura de la Avda. Blasco Ibáñez. De nada sirve tampoco, que determinados grupos de vecinos se levanten ahora en defensa de la prolongación. Sus intereses, en ese sentido, aparecen perfectamente representados por la acción del Ayuntamiento y G.V., y las acciones judiciales que han emprendido. Más bien entendemos, en tanto se manifiestan el Tribunal Constitucional y la Audiencia Nacional, que es el momento en que deberíamos juntar esfuerzos y huir de enfrentamientos.

Es por ello que desde la Asociación de Vecinos Cabanyal-Canyamelar queremos hacer un llamamiento al diálogo entre todos los vecinos y comerciantes, entre todas las asociaciones y organizaciones de nuestro barrio, partidarios y no partidarios de la prolongación, para que en este preciso momento y con una sola voz, exijamos a todas las administraciones, local, autonómica y estatal, su máximo esfuerzo para impulsar nuestro objetivo común, la REHABILITACIÓN y REGENERACIÓN del Cabanyal. Eliminando la degradación y la delincuencia de todas las casas, calles y plazas; en la zona afectada por la prolongación y fuera de ella, que también la hay; para que en tanto la solución final llegue a nuestro barrio, las vidas de los vecinos y las economías de todos aquellos que ejercen su actividad en él, les permitan encarar el futuro con esperanza. Es por el “INTERES GENERAL” del Cabanyal-Canyamelar y también el de Valencia. Al menos así lo entendemos desde esta Asociación de Vecinos.